Romanos 14:19
Así que procuremos lo que contribuye a la paz y a la edificación mutua.

Edificándonos Mutuamente

Cuando aportamos a la edificación del prójimo estamos fortaleciendo el cuerpo de Cristo ya que ser parte de la Iglesia es ser parte de un cuerpo y es así como todos, con un solo corazón, glorificamos al Señor Jesucristo.

Podemos edificar a otros invirtiendo tiempo en sus vidas, escuchándolos y orando por ellos.

También enseñándoles y animándoles a leer la biblia, ya que esa fortaleza y madurez espiritual vendrá por medio de esa búsqueda.

Es importante corregir sin acusar a nuestro hermano, enfocándonos siempre en el perdón y el amor de Dios.

Por último cuando compartimos nuestras experiencias en el Señor, estamos edificando la vida de otros.

Rafael y Claudia
Pastores IVD, Vallecas