Romanos 15:2
Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.

EDIFICANDO A MI PRÓJIMO

Edificar significa construir, levantar desde el suelo y para ello es necesario mucho esfuerzo y búsqueda. Cuando llegamos a un punto en el que nuestra fe está bien fundamentada, nos corresponde edificar a otros.

Crecer en Cristo, no es crecer para nosotros mismos, el apóstol Pablo orienta al que está fuerte en la fe, a soportar a los débiles, para ello necesitamos tener paciencia, comprensión y tolerancia para con aquellos que están en esa fase de crecimiento.

Cuando se trata de edificar, nuestro comportamiento debe buscar ayudar a nuestro prójimo en su crecimiento espiritual.

Jesús nos dejó su ejemplo sirviendo en todo momento, hasta llegar a dar su vida por nosotros y hasta ahora nos edifica cada día con su palabra.

 

Rafael y Claudia
Pastores IVD, Vallecas