Día 20: Posicionados en ser la iglesia de Dios aquí en este mundo

¡Bienvenidos familia a este momento significativo de reflexión y descubrimiento! Hoy en nuestro día 20 nos sumergiremos en un tema vital y transformador: la importancia de ser la iglesia de Dios aquí en la tierra. Nos enfrentaremos a la realidad de que no somos solo miembros de una organización religiosa, sino conciudadanos de los santos, formando parte de la familia de Dios.

Comencemos con nuestra base bíblica. En Efesios 2:19, el apóstol Pablo nos recuerda: «Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.»

Esta verdad nos coloca como parte integral de la iglesia de Dios. No somos forasteros; somos familia, con derechos y responsabilidades.

Embajadores de Cristo

En 2 corintios 5:20 dice que Como conciudadanos de los santos, llevamos el título de embajadores de Cristo. ¿Qué significa esto? Significa representar a nuestro Rey celestial aquí en la tierra.

Ser embajadores implica mostrar amor, compasión y gracia a un mundo que lo necesita desesperadamente. Somos la representación viva de Jesús.

Ser las manos, los pies y la voz de Cristo como su iglesia aquí en la tierra

Para estar a la altura, la anchura y profundidad de Cristo, debemos ser las manos que ayudan, los pies que llevan esperanza y la voz que proclama verdad.

Esto implica servir con humildad, extender la compasión y proclamar el mensaje transformador de Cristo con valentía.

Luz y Sal del Mundo

Además, Jesús nos llama a ser luz y sal del mundo. En Mateo 5:13-16, nos dice que somos llamados a dar sabor y a iluminar, marcando la diferencia en nuestro entorno.

La iglesia de Dios no está destinada a esconderse, sino a brillar en medio de la oscuridad y a preservar la pureza en un mundo necesitado.]

Que nuestra identidad como la iglesia de Dios no solo sea una etiqueta, sino un compromiso activo. Recordemos que somos llamados a ser la diferencia, a reflejar el amor y la verdad de nuestro Señor en cada rincón de la tierra.


Publicaciones relacionadas