Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

Las verdaderas oraciones nacen de pruebas y necesidades presentes. Su perfecta paz es una hermosa promesa . Confiar nuestro presente y nuestro futuro al dador de la promesa nos hará perseverar confiados en el mañana. 

"No existe un mañana lleno de paz, sin un día lleno de oración". 
En la oración descansamos de nuestras necesidades, que serán suplidas por Dios. Él lo ha prometido. 
Esta es la Fe que Dios busca en todo aquel que su pensamiento está centrado en Él y no en las circunstancias. 

Por lo tanto, dejemos en las manos de Dios nuestro presente y nuestro futuro, con sus problemas y afanes. Él ya prometió guardarnos en completa paz. 

Querida iglesia: Confía a Dios tus necesidades de hoy y deja el mañana en sus manos. Él es tu guardador. Rafael y Claudia